El gran Pappo en el recuerdo

7

Alguna vez le dijo a Jenny, la mujer que amaba, que olvidara los Mercedes-Benz y se subiera a su voiture. También confesó tener un pequeño auto rojo, que “no anda ni para atrás”, aunque lo amaba de verdad. Y hasta se enorgullecía de Susy Cadillac, que lo llevaba “donde tu mente no va”. Así de apasionado por los autos era Norberto “Pappo” Napolitano, uno de los próceres del rock argentino.

Miembro de Riff, una de las bandas más emblemáticas del país, era tan fanático de los autos que hasta fue piloto. Corrió en el TC del Oeste, en el Club Argentino de Pilotos, GTA, Supercart y el Turismo Internacional, entre otras categorías. “Es mi hobby. Alice Cooper tenía el hobby del golf, yo tengo el hobby del automovilismo y las motos. Pero no creo que vuelva a correr profesionalmente. Me lleva mucho tiempo y me aleja de la música”, contó el Carpo -otro de sus apodos- alguna vez.

Cuando se iba a una carrera, Pappo siempre tenía que escuchar el sermón de su madre, que se repetía una y otra vez. “No andes ligero, Norberto”, le decía. Claro que él le contestaba que sino andaba rápido, le ganaban todos. Entonces venía el retruque que siempre le sacaba una sonrisa: “Bueno, hacé todas las vueltas, pero despacito”.

Un 25 de febrero de 2005, hace nueve años, Pappo partió para siempre. Tuvo un accidente de tránsito mientras viajaba en su Harley-Davidson (las motos eran otras de sus debilidades). Pero su legado continúa porque su música y sus canciones, cantadas con esa voz profunda que lo caracterizaba, siguen siendo tarareadas por cualquier rockero que se digne de serlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

http://onlinecasino-games.com/online-bingo/