Gene Simmons (Kiss): La lengua más rápida

Prev1 of 2Next

Gene-Simmons

Hay tres cosas que hacen de Gene Simmons una persona única: es el bajista y fundador de la legendaria banda Kiss, tiene un carisma único y una gran visión para los negocios. Cada una de estas características está directamente relacionada con ese aterrador personaje que creó a principios de la década de 1970: El Demonio. Ése que en cada recital de la legendaria banda de estadounidense escupe sangre y muestra su extensa lengua, tal vez una de las más conocidas del mundo de la música junto al logo de los Rolling Stones hecho por John Pasche.

Su camino a la fama comenzó cuando conoció a Paul Stanley. Querían ser estrellas de rock, pero no ser una banda más. Querían ser “la” banda. Intentaron suerte con Wicked Lester, pero ambos se dieron cuenta de que eso no iba a funcionar pese a que ya tenían un contrato para grabar un disco. Fue así que Simmons buscó inspiración en esos cómics que le volaron la cabeza cuando a los 9 años cruzó medio mundo para dejar Israel y vivir en Estados Unidos junto a su madre Florence (de nacionalidad húngara y víctima del holocausto). Reclutaron al guitarrista Ace Frehley y al baterista Peter Criss, se pusieron maquillaje y ahí comenzó él éxito. Fue tan inmediato que Gene tuvo que dejar de dar clases en una escuela primaria de Harlem. De alguna manera era como tomarse en serio esta nueva vida, que soñó un día de 1964 cuando presenció el recital de The Beatles en el Ed Sullivan Show. Quería fama, dinero y mujeres. Consiguió todo eso y mucho más.

Simmons no sólo es el principal compositor de Kiss y el mentor del imperio de merchandising que tiene el grupo (con más de 2.500 licencias), sino también es dueño de una productora discográfica, de una editorial de cómics, dirige la revista “Tongue” (lengua, en inglés), es socio del canal No Good TV, fue estrella del reality show “Gene Simmons Family Jewels” donde participa su mujer Shannon Tweed (ex playmate) y sus hijos Nicholas y Sophia, es la imagen de la bebida energética Franks Energy Drinks y, además, manejó el marketing de la categoría yanqui IndyCar.

El viejo Gene, como muchos de sus colegas, siente una atracción especial por la velocidad, si bien reconoce que sabe muy poco de mecánica. Por eso no dudó cuando su socio Richard Abramson le habló sobre la posibilidad de incursionar en el automovilismo trabajando con el NASCAR. A comienzos del nuevo milenio, la empresa Simmons Abramson Marketing realizó acciones para incrementar aún más la fama de esta prestigiosa categoría. “Estamos junto al NASCAR porque es la categoría de los campeones”, llegó a decir Gene, cuya empresa también colaboró paralelamente en el marketing de la NHRA (la Asociación de Hot Rod Estadounidense). Tal fue la relación entre Simmons y el NASCAR, que Kiss llegó a tener presencia en la categoría colocando el rostro de sus cuatro integrantes en el capó del auto de Sterling Marlin.

La asociación con el NASCAR finalizó en 2005. Y no terminó del todo bien. Al menos eso se deduce de las palabras que el bajista pronunció en enero de 2006: “NASCAR vino a Kiss para patrocinar uno de sus coches, bueno, unos cuantos… Tuvimos una relación magnífica durante tres o cuatro años, pero ahora estoy orgulloso de decir que la asociación Simmons Abramson Marketing trabajará en la Indy Racing League. Los coches Indy son los más rápidos del mundo y es lo mejor que podíamos hacer. Con todos mis respetos hacia el NASCAR, les harán morder el polvo”.

Prev1 of 2Next
http://www.shops2b.co.uk/primark/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *